Categories
LGBT Que es? Resources

What is Chosen Family? | Exploring the Concept

What is family? According to the Merriam-Webster dictionary, the main definition of family is “the basic unit in society traditionally consisting of two parents rearing their children”. A family, in traditional societal ways, consists of two people who willingly join forces to become parents of children they want to have; as we know though, this is not always the case.

For the purposes of this article, I would like to focus on another definition of family, also given by Merriam-Webster “any of various social units differing from but regarded as equivalent to the traditional family”.

This second definition gives us the opportunity to create and define a family in various ways. This includes single parent households, multiple parents’ households, households guided by other family members, and households made up of people who found each other through life’s diverse circumstances.

It’s not uncommon for people to form multiple connections with others that are outside their blood relatives, but when those connections turn into deep, loving, caring and supportive relationships that equal or surpass those that society has taught us to cherish with blood families, they are usually referred to as “found families.”

A found family, as the term itself will allow you to understand, is a family that one finds with people who are not blood relatives. This term is one that originated from the LGBTQ+ community and, according to Jeremy Nobel, it was first used to “describe early queer gatherings like the Harlem Drag Balls of the late nineteenth century.” Also known as “chosen families” this terminology was created with the purpose of letting others know that having a loving and supportive family could always be possible, even if it wasn’t one stemmed from blood relatives.

Photo by Gemma Chua-Tran on Unsplash

Although connections with next of kin are important, we have to face that sometimes they simply don’t work out. Sharing blood with someone will not turn them into a loving and caring being. Blood families are viewed as something that is mandatory, as people you have to always love and support, but as many would know, especially multiple members of the LGBTQ+ community, this is not the case.

Parents, brothers, sisters and other blood relatives will simply reject someone for their gender identity and/or sexual orientation without giving it a second thought. Yes, there are moments where the family can work through this and accept that their family member is not a part of heteronormative culture and support them no matter what, but sometimes this doesn’t happen.

And for the instances where one only faces constant rejection from their next of kin, it is vital to know and remember that those people do not have to be your family. If a person tries to change you or blatantly rejects who you are due to their personal beliefs, and refuses to acknowledge who you are or identify as, they don’t deserve you.

You don’t have to be with anyone that can’t genuinely support you, and it doesn’t matter what society might have let you to believe: you can form your own family.

Every human on this planet deserves to have people who support and love them. A found family is one that isn’t with you because they feel obligated or forced; they are people who choose to be with you because they want to. They will love you and support you throughout your whole life, and even if you don’t share blood, your relationship will be stronger than those that do.

A found family is a family in every sense of the word, through good times, hard times and even harder times, will always be with you. They will genuinely love you for who you are, even in moments when you can’t love yourself.

Categories
LGBT Que es? Resources

¿Qué es la Familia Escogida? | Explorando el Concepto

¿Cuál es la familia? Según el diccionario Merriam-Webster, la principal definición de familia es “la unidad básica en la sociedad que tradicionalmente consiste en dos padres que crían a sus hijos”. Una familia, en las formas sociales tradicionales, consta de dos personas que voluntariamente unen sus fuerzas para convertirse en padres de hijos que quieren tener.

Sin embargo, como sabemos, este no es siempre el caso. Para este artículo, me gustaría centrarme en otra definición de familia, también dada por Merriam-Webster “cualquiera de las diversas unidades sociales que se diferencian de la familia tradicional pero se consideran equivalentes a ella.”

Esta segunda definición nos da la oportunidad de crear y definir una familia de varias formas. Esto incluye hogares monoparentales, hogares con múltiples padres, hogares guiados por otres miembres de la familia y hogares formados por personas que se encontraron a través de las diversas circunstancias de la vida.

No es raro que las personas formen múltiples conexiones con otras personas que están fuera de sus parientes consanguíneos, pero cuando esas conexiones se convierten en relaciones profundas, amorosas, cariñosas y de apoyo que igualan o superan a las que la sociedad nos ha enseñado a apreciar con las familias de sangre, generalmente son referidas como “familias encontradas”.

Una familia encontrada, como el término te permitirá entender, es una familia que se encuentra con personas que no son parientes consanguíneos. Este término es uno que se originó dentro de la comunidad LGBTQ + y, según Jeremy Nobel, se utilizó por primera vez para “describir las primeras reuniones queer como las Harlem Drag Balls de finales del siglo XIX.”

Photo by Gemma Chua-Tran on Unsplash

También conocida como “familias elegidas”, esta terminología se creó con el propósito de que los demás sepan que tener una familia amorosa y solidaria siempre es posible, incluso si no proviene de parientes consanguíneos.

Aunque las conexiones con los familiares de sangre son importantes, tenemos que afrontar la realidad de que a veces simplemente no funcionan. Compartir sangre con alguien no lo convertirá en un ser amoroso y cariñoso. Las familias de sangre se ven como algo obligatorio, como personas a las que siempre hay que amar y apoyar, pero como muchos sabrán, especialmente varies miembres de la comunidad LGBTQ +, este no es el caso.

Los padres, hermanos, hermanas y otros parientes consanguíneos simplemente rechazan a alguien por su identidad de género y / u orientación sexual sin pensarlo dos veces. Sí, hay momentos en los que la familia puede superar esto y aceptar que su familiar no es parte de la cultura heteronormativa y apoyarles pase lo que pase, pero a veces esto no sucede.

Para los casos en los que une sole enfrenta el rechazo constante de sus familiares, es vital saber y recordar que esas personas no tienen por qué ser su familia. Si una persona intenta cambiarte o rechaza descaradamente quién eres debido a sus creencias personales, y se niega a reconocer quién eres o cómo te identificas, no te merece.

No tienes que estar con nadie que no pueda apoyarte de verdad, y no importa lo que la sociedad te haya dejado creer: puedes formar tu propia familia.

Cada ser humano en este planeta merece tener personas que lo apoyen y amen. Una familia encontrada es aquella que no está contigo porque se siente obligada o forzada; son personas que eligen estar contigo porque quieren. Te amarán y te apoyarán durante toda tu vida, e incluso aunque no comparten sangre, tu relación será más fuerte que de varios que sí lo hacen.

Una familia encontrada es una familia en todo el sentido de la palabra, en los buenos tiempos, en los tiempos difíciles y en los tiempos más difíciles, siempre estarán contigo; elles realmente te amarán por quien eres, incluso en momentos en los que no puedas amarte a ti mismo.

Categories
Feminism LGBT

10 Mujeres Desobedientes que Hicieron Historia

Las mujeres que han dejado su huella en la historia no fueron obedientes. Aquellas de las cuales recordamos fueron inconformes y revolucionarias.

La historia está llena de estas líderes, que en su tiempo fueron vistas como una amenaza a los estándares de la sociedad, ahora empoderan el nombre de la mujer.

Existen miles de mujeres que hicieron historia alrededor del mundo, pero nos vamos a centrar latinas LGBTQ+ que desafiaron las expectativas limitantes de su tiempo, y prosperaron. 

Sylvia Rivera 

Sylvia Rivera, una mujer transgénero de nacionalidad puertorriqueña-venezolana, fue una activista pionera por los derechos de las comunidades LGBTQ+, en especial la comunidad trans. Ella, junto a Marsha P. Johnson, crearon la organización Travestis Callejeras de Acción Revolucionaria (STAR por sus siglas en inglés), como asilo para personas trans que vivían en las calles de Nueva York durante la época de los setenta.

Rivera fue una luchadora incansable por los derechos de la comunidad LGBTQ+, las personas negras y aquellas sin hogar. Ella dedicó su vida para ayudar a los más necesitados. 

Ellen Ochoa 

credit: NASA

En la fecha del 8 de abril de 1993, Ellen Ochoa se convirtió en la primera latina en ir al espacio. En su primera misión permaneció en el espacio por nueve días, investigando las capas de ozono. ¡Completo mil horas en el espacio en total!

Y, si su primera misión pionera no era suficiente, en el 2013, Ochoa tomó cargo como la primera Hispana y segunda mujer en dirigir el Centro Espacial Johnson en Houston, Texas. Ochoa desafió en una profesión grandemente asociada con el patriarcado; ella es una mujer empoderada de STEM. 

Audre Lorde 

Describiéndose como “poeta negra, lesbiana, madre, guerrera,” Audre Lorde, nacida de padres inmigrantes, era una de las feministas mas significantes del el siglo veinte. Elaboró temas sobre la liberación de la mujer; alzó la voz de las mujeres y la comunidad cuir con de su escritura.

Sus obras incluyen poesías, ficción y ensayos, tales como Sister Outsider, el cual habla sobre el racismo, la auto-aceptación y la mujer, su colección de ensayos A Burst of Light, y The Collected Poems of Audre Lorde, la cual Lorde expresa que es “una excursión lingüística y emocional por medio de los conflictos, miedos y esperanzas del mundo que (ella vive)”   

Lili Elbe

Lili Elbe era una artista de paisajes y uno de los primeros casos de cirugía transexual en los 1930s. Ella fue a fiestas junto a su esposa Gerda, valientemente vestida y maquillada como quería.

Elbe murió de un ataque cardíaco como resultado de una infección por el trasplante de matriz. Ella es honorada hoy en día por su valentía. 

Evangelina Rodríguez

A pesar de ser discriminada por el estado de pobreza y su afrodescendencia, Evangelina Rodríguez se convirtió en la primera mujer de la República Dominicana en obtener un grado en medicina. Luchó por su doctorado como mujer negra y pobre, cualidades la marginaban.

Rodríguez dedicó su vida al cuidado de aquellos que vivían en comunidades pequeñas y abandonadas. Además, se especializó en ginecología y pediatría en Francia. Cuando regresó a su país natal, se convirtió en una figura política importante. Luchaba a favor de los derechos de la mujer, incluyendo cuestiones sobre anticonceptivos, y se mostró en contra de las agresiones del dictador Rafael Trujillo.

Julia de Burgos

Una poeta puertorriqueña poco convencional y brillante, Julia de Burgos, como mujer, inmigrante y negra, escribió durante una época donde todas las cualidades que formaban parte de su identidad no eran favorables en el mundo literario.

Sin embargo, ella siempre estuvo adelantada a su tiempo, escribiendo sobre cuestiones feministas y asuntos de la justicia social en sus versos. Como ella escribe: “Yo soy la vida, la fuerza, la mujer”. 

Dolores Huerta 

Dolores Huertas estuvo en busca de cambio en las condiciones laborales y cotidianas de los campesinos. Durante los 1920s, el trabajo en el campo se hacía bajo un sol agitador, sin descanso y en extrema pobreza.

Huertas, junto a sus seguidores, decidieron que era tiempo de cambiar estas condiciones, y crearon la Unión de Campesinos. Una organización inagotable que llevó a cabo protestas y resistencia a favor de los derechos de los trabajadores. Huertas es una defensora, líder y activista para los más vulnerables. 

Marsha P. Johnson 

Comenzando como una ‘drag queen’ en Nueva York durante los años sesenta, Marsha P. Johnson, fue una prominente defensora de los derechos de los LBGTQ+ y una de las figuras centrales de los Disturbios de Stonewall– un movimiento nacido de una confrontación entre unos individuos de la comunidad LBGTQ+ y una redada de policías en Stonewall Inn en NY (1969).

Ella también fue la cofundadora de STAR, junto a Sylvia Rivera. Además, organizó la parada gay de 1973, a pesar de que los drags fueran baneados del evento. 

Ann Lister 

(c) Calderdale Metropolitan Borough Council; Supplied by The Public Catalogue Foundation

Nacida de una familia militar y adinerada en Yorkshire durante el 1791, Ann Lister desafío todas las normas sociales. Fue autodidacta, propietaria de sus propias tierras, corrió su negocio y hasta se convirtió en la primera mujer en llegar a la cima de varias montañas de los Pirineos.

Una figura escandalosa que caminaba “como hombre,” se vestía de negro y se apodaba con nombres masculinos como “Fred” y “Caballero Jack.” Eventualmente, se casó con una mujer adinerada y hasta consagraron su unión en una iglesia. 

Sonia Sotomayor

Collection of the Supreme Court of the United States, Steve Petteway

Sonia Sotomayor es una juez puertorriqueña cuya inteligencia y determinación logró que se graduara con altos honores de la escuela de derechos de Yale.

Se convirtió en juez de la Corte de Distrito, e hizo historia como la primera mujer Latina en convertirse en juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos.Desde entonces, Sotomayor ha sido defensora de la justicia social y los derechos de las mujeres. 


En un mundo donde es preferible que la voz de la mujer sea silenciada, estas mujeres se han dado su lugar para ser escuchadas, al desafiar todas las expectativas sociales. 

Ellas son las mujeres luchadoras, soñadoras y desobedientes que deberíamos aspirar ser. Recuerda, personas obedientes y de buen comportamiento rara vez hacen historia. Así que ve allá afuera, ¡desafía la norma y sé rebelde!

Categories
Feminism LGBT

10 Misbehaved Women that Made History

Women that have left their mark in history were not obedient. Those empowered gals who have been remembered and talked about were nonconforming and revolutionary.

History is filled with strong female leaders that at first might have been thought of as threats to society’s standards. But now they are remembered as empowering, glorifying the name of women everywhere.

Though you can find a myriad of them all over the world, we’ll be focusing on 10 LBGTQ+ latina women that defied every expectation, and thrived. 

Sylvia Rivera 

Sylvia Rivera, a Puerto Rican-Venezuelan transgender woman, was a pioneering activist for LBGTQ+ rights, especially for the trans community. She, along with Marsha P. Johnson created the Street Transvestite Action Revolutionaries (STAR), a shelter for trans people who lived on the streets of New York City during the 1970s.

She was a restless fighter for the rights of the LBGTQ+ community, racial minorities, and the homeless. Rivera dedicated her life to help others. 

Ellen Ochoa 

credit: NASA

On April 8th, 1993, Ellen Ochoa became the first Latina woman to travel to space. In her first mission she stayed nine days in space while investigating the ozone layers of Earth. She accomplished a thousand hours in space in total!

And, if her first pioneering mission weren’t enough: in 2013, Ochoa took lead as the first Hispanic and second female director of the Johnson Space Center in Houston, Texas. Ochoa dared to defy in a profession that’s strongly associated with men. She is truly an empowered STEM woman. 

Audre Lorde 

Self-described as a “black, lesbian, mother, warrior, poet,” Audre Lorde, born from immigrant parents, became one of the most significant feminist thinkers of the 20th century. She approached the women’s liberation movement and gave rise to the voice of women and the queer community through her writing and speech.

Her groundbreaking works include poetry, fiction, and essays, such as Sister Outsider, which discusses issues of racism, self-acceptance, and woman-hood, her essay collection A Burst of Light, and The Collected Poems of Audre Lorde, which Lorde expresses as a: “linguistic and emotional tour through the conflicts, fears, and hopes of the world (she has)  inhabited.” 

Lili Elbe 

Lili Elbe was a famous landscape painter, as well as one of the first known cases of transexual surgery during the ‘30s. She went to gatherings with her wife Gerda, courageously herself with makeup and clothing of her choosing.

Elbe died of cardiac arrest as a result of an infection due to a failure in womb transplant, she is honored for her bravery today. 

Evangelina Rodríguez 

Evangelina Rodríguez was the first woman from the Dominican Republic to become a doctor. She fought for her degree as half-Black, poor, and female; all traits that were demeaned on her.

After becoming a doctor, Rodríguez dedicated her life to care for those living in small, abandoned towns. When she returned to her country, she became an important political figure, fighting for female rights and speaking out on important issues, like birth control. Rodríguez also bravely spoke out against dictator Rafael Trujillo. 

Julia de Burgos 

Julia de Burgos was an unconventional and brilliant Puerto Rican poet. As a black immigrant woman, she wrote during a time where her identities were not favorable in the literary world.

Nonetheless, she was ahead of her time, as she spoke about feminism and social justice in her verses. As she said so herself: “I am the life, the strength, the woman.” 

Dolores Huerta

Dolores Huerta sought for change in the job and life conditions of agriculture workers. During the early ‘20s, the work in the fields was held under the beating sun, restless, and in extreme poverty.

Huertas and her followers decided this needed to change, and created the United Farm Workers. A tireless organization that led boycotts, protests and resistance in favor of workers’ rights. Huertas is an advocate, leader, and activist for the most vulnerable.

Marsha P. Johnson 

A drag queen in New York during the ‘60s, Marsha P Johnson, was a prominent LBGTQ+ rights advocate and one of the central figures in the Stonewall Uprising– a movement birthed from the confrontation of LBGTQ+ individuals against a police raid at NYC’s Stonewall Inn (1969). She was also co-founder of STAR, along with Sylvia Rivera. 

Moreover, she defiantly led the gay pride parade of 1973, in spite of drag being banned from the event. 

Ann Lister 

(c) Calderdale Metropolitan Borough Council; Supplied by The Public Catalogue Foundation

Born from a strict wealthy family in 1791, Ann Lister defied all the social norms. She educated herself; owned her own lands; ran her own coal business, and became the first woman to climb several mountains in the Pyrenees.

A scandalous figure who walked “like a man,” dressed in black, and gave herself male names such as “Fred” and “Gentleman Jack.” She eventually married a wealthy woman, and even blessed their union in a church. 

Sonia Sotomayor 

Collection of the Supreme Court of the United States, Steve Petteway

Sonia Sotomayor is a Puerto Rican judge whose brilliance and determination led her to graduate with the highest honor from Yale’s school of Law.

She became a U.S. District Court judge, and made history as the first Latina U.S Supreme Court Justice.Sotomayor has become an advocate for the criminal justice form and women’s rights.


In a world where it’s deemed preferable for a woman’s voice to be silenced, these women have made themselves be heard by defying all social expectations. They are the fighters, dreamers, and misbehaved females that we should strive to be. 

Remember, obedient and well-behaved people rarely make history. So go out there; defy the norm, and rebel on!

Categories
LGBT News Puerto Rico

Puerto Rico’s Civil Code and its impact to the LGBT Community

Puerto Rico’s Civil Code was established in 1930; 32 years since the Hispano-American War ended with the signing of the Treaty of Paris; 32 years since the island changed from being controlled by Spain to being dominated by the United States. This document was influenced by Spain’s Civil Code of 1889 (which was influenced by the Napolitan Code), the Louisiana Civil Code and the United State’s Common Law. Before the Civil Code of 1930, Puerto Rico had various other legal documents applied, which were a confusing mix of the new legal regime from the United States and the old Spanish Civil Rights. You could say that this still remains true, with these two colonial cultures poisoning us to constantly question our identity as Puerto Ricans. 

The Civil Code is defined in its words as: “more than a regulation or a series of norms, it’s a reflection of the characteristics of what constitutes us as a society and of the values that as a collective are estimated and accepted as fundamental in the course of our lives as a community.” 

In any case, the Civil Code of 1930 has had many amendments to reflect our modern society. They’ve added numerous books and articles, but these amendments were done slowly throughout the years, followed by public hearings and detailed verification. The biggest problem with the 2020’s rewriting of the Civil Code is that (even though they’ve been talked about since 1997) it was done without these public hearings due to the COVID-19 pandemic. It is noticeable that this document was rushed, with grammatical errors, words without accents, articles that contradict each other or temporal mistakes (“The social and judicial reality of Puerto Rico, as well as familial, personal, social and economic relationships in 1930, are very different from the year 2019 that we live in.”

Even though these mistakes can be fixed later on when the new Civil Code is passed, that’s not the point. The point is informing the public before the most important document in Puerto Rico is confirmed as law. The point is treating this important document with care, given that it affects every single citizen. The people do not trust its government. And while these legal and political processes are being done behind closed doors, the people will never trust their government. 

The Civil Code is an extensive document, with 435 pages, and it is not easy to understand. Because of this, my investigation will be divided in three articles: its impact to the LGBT community, its impact on women, and the ambiguity of its words. 

Before and during the process of changing the Civil Code, there was talk about updating it to include the LGBT community. But with a homophobic government in control, many members of the community were nervous about what this could mean. The representative María Milagros “Tata” Charbonier and the President of the Senate Thomas Rivera Schatz, two figures that are openly homophobic/Anti-LGBT, were very vocal in their support for the new Civil Code. Social media went wild with rumors, listing all the rights the Code would eliminate for the LGBT community. The fear, the lack of clarity about the document and the homophobic people supporting it are all elements that added to the disinformation that exists now. 

A lot of confusion exists about the versions of the Civil Code and its differences, but the only valid one is the one passed by the Senate and approved by the governor

Marriage

Article 376 of the Puerto Rican Civil Code defines marriage as:

“Marriage is a civil institution that comes from a civil contract under which two natural persons mutually commit to be a married couple, and to fulfill each other the duties that the law dictates. It will only be valid when it is celebrated and commemorated according to its requirements and can only be cancelled or dissolved before the death of either one of the married couple, according to the expressly provided fundamentals that were seen in this Code. 

Natural persons have the right to marry with full legal equality.”

While Spain’s Civil Code defines marriage in its Article 44 as:

“The man and woman have the right to marry according to the provisions of this Code. Marriage will have the same requirement and effects when both persons are the same or differing sex.”

What’s worrying about Article 376 is that it doesn’t specify same-sex couples anywhere. Marriage for Puerto Rico is a civil union between two natural persons. Article 67 talks about the different types of persons and defines them as “naturals or judicials. Every human being is a natural person.” The concept of “natural person” is one frequently used in law, but not in our every-day lives. Because of that, the use of ‘natural person’ is a confusing one for someone who hasn’t studied the law. Plus the fact that the LGBT community is not mentioned once in the 435 pages of the Civil Code, leaves the reader with a bitter taste. Given all this, the term ‘natural person’ can lead to easy misunderstandings depending on the intention and interpretation. With a corrupt government and the absence of Church-State separation, this is more than cause for concern. 

The Administrative Boletin OE-2015-021 that established marriage equality in Puerto Rico after the Obergefell v. Hogdes decision of the United States Supreme Court, says that: “Instrumentalities, agencies, departments and public corporations of the Executive Branch are instructed to take all necessary measures immediately to guarantee that marriage between people with the same sex receive equal treatment before the law and not be discriminated against by their sexual orientation.” It is understood that this document is still valid and because it’s a decision by the United States Supreme Court, it goes above the Civil Code. But if the government wanted to adapt the Civil Code to be more modern, why not define marriage this same way? Why not mention same-sex couples and be specific in their intolerance for discrimantion by sexual orientation? 

Even though it is mentioned that all natural persons have equal treatment before the law, this is not enough. The law does not work if there is ambiguity. The Civil Code is full of ambiguity, especially when it comes to the LGBT community. The fact is simple: They do not mention us once. They use all possible, vague words instead of mentioning us and our community specifically. Silence can be felt, and this document screams with its silence.  

Change of Name and Gender

The most controversial and confusing change to the Civil Code is the process to change a person’s name and gender in official documents. The Article 694’s explanatory statement, says:

“In addition, this Book provides the process for modification of name and sex in the original birth certificate. Nothing described here undermines the already established process in the cases for a request to reflect a change in gender in the birth certificate. According to the actual state of law, these requests will be accompanied by a passport, driving licence or a certificate by a medical professional with a doctor-patient relationship with the gender-accrediting applicant. In this case the Registry must issue the certification, safeguarding the rights to privacy.”

Before reading the article itself, here we can see three things: the document makes a difference between the original birth certificate and the birth certificate, specifying that these two documents have separate processes; that there is no change in process to changing gender in the birth certificate; and that the Registry will issue the certification, keeping in mind the right to privacy.  

To apply for a change of gender in the birth certificate, according to the Demographic Registry of Puerto Rico’s Circular Letter Num. 3-18, is: You have to complete the department’s application, have one of the following: driving licence or passport with the ‘desired’ gender or certification from a doctor that you have a doctor-patient relationship with that identifies gender dysphoria; and pay $20 to cancel internal revenue stamps. 

The full Article 694 of “Modification of name and sex in the original birth certificate” says that: 

“The modification of the name constitutes an admissible, volunteered amendment which only can be effective in the cases and with the formalities which the special law establishes. 

Amendments on the sex of a person in the moment of their birth cannot be authrorized in the original birth certificate. The court can, through sentencing, authorize the registrar to do an annotation in the margins of the original inscription of the person’s sex when an ammendment is ordered due to a previous change or modification of the sex in birth. 

In these cases, however, there will be no authorization of the substitution of the historic, vital fact of the sex in birth. Only in the cases where medical experts determine the ambiguity of the sex during the moment of birth and this fact is registered in the births certificate of the Demographic Registry will the judicial authority be able to order the substitution of the sex in the moment of birth in the original birth certificate of the Demographic Registry. 

Nothing instituted here diminishes the established process in the cases of a request to see a change of gender reflected in the birth certificate. These requests will be accompanied by the passport, driver’s license, or a certification issued by a health professional who has an established doctor-patient relationship with the gender-accrediting applicant. In these cases, the Registry must issue the certification, safeguarding the right to privacy.”

Various elements make this article one of the most difficult to understand in all of the Civil Code. As previously stated, the original birth certificate (the Spanish name being “Acta de Nacimiento”) and the birth certificate are two separate documents. This article is called specifically “modification of the name and sex in the original birth certificate,” so why even mention the birth certificate then? Wouldn’t it be easier to add a separate article explaining the steps to change the birth certificate? 

“It’s confusing because the Acta de Nacimiento refers to the book in which vital events are registered in Puerto Rico, in this case, births,” Omayra Toledo, secretary and treasurer of True Self Foundation, said. “The birth certificate is, however, the official document that you give when requested by an interested party and after fee payments where you find birth information.” 

In addition, the document indicates that there cannot be a complete change of sex in the original birth certificate unless “medical experts determine the ambiguity of the sex during the moment of birth.” What does this mean? It is referring to intersex people? If that’s the case, why not mention them specifically? What’s the point of so much ambiguity? The term intersex is well-known and utilized in other countries’ laws.

Spain’s law 3/2007 about the “registry correction of the relative mention of a person’s sex” indicates that the correction requites that “there is a diagnosis of gender dysphoria” and that “there is medical treatment of at least two years to treat their physical characteristics that correspond to the claimed sex” with a medical report. But these treatments “will not be a necessary requirement for a concession of the registry correction when there are health reasons or age that make it impossible, and there is medical certification of that circumstance.” There is no difference between the original birth certificate or the copy. There is no annotation either. 

The United States has different laws and processes for changing the gender and name in official documents that depend on the state, but an example that is similar to Puerto Rico’s is New Jersey. The 2018 amendments for the Babs Siperstein law’s section 1 of P.L 1984, c.191 (C.26:8-40.12) says that the new birth certificate will hold the same meaning as the old one, and it won’t be marked as amended. Also, the state Registry will hold the original birth certificate and all documents relating to the change under seal, which will not be opened unless under court order or by the owner. 

There’s several articles and laws from other countries — ones that Puerto Rico obsessively wants to resemble because of its colonial past (and present) — that protect the Trans community. They say the words ‘gender dysphoria.’ They directly mention the Trans and Intersex communities. They add the option of a third non-binary gender

Photo by cottonbro from Pexels

“For the trans community, this represents a lot of fear because the writing is very confusing. It looks like it’s indicating that there can be no change (but it says ‘acta’) and later, it seems like it’s saying the opposite. It refers to the certification, not the certificate,” Toledo says. “It’s like at the last minute, there was an effort to correct what was already solved through virtue of federal jurisprudence (Arroyo v. Rosselló). The discussion would be: Is the first sentence that refers to the “acta” related to the last, which refers to a certification?” 

The purpose of the Civil Code was to reflect the modern-day Puerto Rican society, but the reality is that the LGBT+ community is not part of that vision. It’s not normal to spend a month trying to understand a legal document which impacts me directly. It’s not normal to ask for help in order to decipher a law article. I shouldn’t need a law degree in order to understand a single law. That’s how misinformation and fear spreads on social media. 

“The Code’s defenders say that these are separate issues, but the reality is that it’s confusing because of the article’s bad writing. Especially, when we see that the other articles in the Code don’t protect the LGBTTIQ+ community when they should. The only thing to do is wait for them to publish explanatory memorials for each article — if they’ll do that and if they exist — to see what they’re referring to,” Toledo explains.

For more information about how to get equality for the Trans community, you can visit the True Self Foundation’s website. You can also follow them on facebook, instagram and twitter.

Categories
Identidad LGBT Poesía

Era difícil ser yo en esa isla

Era difícil ser yo en esa isla

ojos extraños y conocidos

dejando huellas justo detrás de las mías.

Quería ser libre como ella, 

poder sentir su viento, su calor, su mar

en mi piel sin miedo. 

Pero el miedo me persigue.

Quería tocarla con mis uñas pintadas,

Quería besarla con mis labios rojos.

Dejarla enmarcada para que sepan que era mía,

Y que ella dejara su perfume en mi pelo,

Para que nadie se confundiera que yo era suya también. 

Pero el miedo me persigue.

No pude ser yo en esa isla,

Tuve que dejarla para encontrarme.

Pero cada vez vuelvo con un calor indescriptible,

porque siento que deje algo en ella 

que nunca encontraré en otra. 

Y aun así, el miedo me persigue.

Vuelvo y caigo, nunca recordando el dolor de la vez pasada.

Me encanta sentir el escalofrío de su mirada,  

ser su único enfoque.

Soy adicta al calor que ella me deja,

la libertad cuando nos tomamos de mano en la calle,

y el miedo cuando nos besamos, 

asustada que algo mal existe en nosotras,

tal y como mis padres me habían dicho.

Era difícil ser yo en aquella isla,

Tuve que dejarla para encontrarme.

Tuve que crecer y aprender a amarme.

No era fácil, y a veces no lo es, 

a veces esos ojos todavía me persiguen

pero la culpa no la tiene ella ni yo. 

Amar es miedo y valentía, 

es aceptarte tú primero sin el permiso de otros. 

No encuentro las palabras para describir 

lo que se siente amar a una mujer.

Excepto que al fin lo puedo hacer 

sin el miedo que tanto me perseguía,

Y cuando vuelva a mi isla, 

al fin seré yo.

Categories
LGBT News Puerto Rico

El Código Civil de Puerto Rico y su impacto a la comunidad LGBT

El Código Civil de Puerto Rico fue establecido en el 1930, 32 años desde que la Guerra Hispano-Estadounidense culminó. 32 años desde que la isla cambió de ser controlada por España a ser dominada por los Estados Unidos. Este documento fue influenciado por el Código Civil de España del 1889 (el cual a su vez fue influenciado por el Código Napoletano), el Código Civil de Luisiana y el Common Law de Estados Unidos.

Antes del Código Civil del 1930, Puerto Rico tenía otros documentos legales aplicados los cuales eran una mezcla confusa del nuevo régimen legal estadounidense y el Derecho Civil español, al cual estaba acostumbrado. Se puede decir que esto sigue siendo el caso ya que la mezcla de culturas coloniales nos envenenan para siempre cuestionar nuestra identidad como puertorriqueños. 

El Código Civil se define en el mismo documento como:

Más allá de ser una reglamentación o una serie de normas, es un reflejo de las características que nos constituyen como sociedad y de los valores que en común estimamos y aceptamos como fundamentales en el transcurso de nuestras vidas en comunidad.”  

En todo caso, el Código Civil del 1930 ha tenido varias enmiendas para reflejar la sociedad moderna en la que vivimos. Han añadido libros y artículos nuevos, pero estas enmiendas se han hecho poco a poco entre los años con varias vistas públicas y verificación detallada. El problema más grande de la reescritura del Código del 2020 es que—aunque se han estado discutiendo desde el 1997—el documento se realizó sin esas vistas públicas debido a la pandemia del COVID-19.

Se nota que el documento fue apurado, con errores gramaticales, palabras sin acentos, artículos que se contradicen o errores temporales (“La realidad social y jurídica de Puerto Rico, así como las relaciones familiares, personales, sociales y económicas en el año 1930, eran muy distintas a las que vivimos en el año 2019.”).

Aunque estos errores pueden ser corregidos luego de que el nuevo Código Civil pase, ese no es el punto. El punto es informar al pueblo antes que el documento más importante de Puerto Rico pase a ser ley. El punto es tratar este documento importante con cuidado, ya que le afectara a todo ciudadano. El pueblo no confía en su gobierno, y mientras sus procesos gubernamentales se sigan llevando a cabo escondidas, el pueblo nunca más confiará en ellos. 

El Código Civil es un documento extenso de 435 páginas, y para nada fácil de entender. Por esto, mi investigación será separada en tres artículos: el impacto a la comunidad LGBT, su impacto a la mujer, y la ambigüedad de sus palabras. 

Antes de y durante los procesos de cambiar el Código Civil, se habló mucho de actualizarlo para que incluyera a la comunidad LGBT. Pero con un gobierno homofóbico en control, muchos miembros de la comunidad estaban nerviosos de lo que esto podría significar. La representante María Milagros “Tata” Charbonier y el Presidente del Senado Thomas Rivera Schatz, dos figuras homofóbicas/Anti-LGBT, eran vocales en su apoyo al Código Civil. Las redes sociales explotaron con rumores, listando todos los derechos que serían eliminados a la comunidad LGBT. El miedo, la falta de claridad sobre el documento y las personas homofóbicas apoyándolo son elementos que aportaron a la desinformación que existe ahora. 

Existe mucha confusión sobre las diferentes versiones del Código Civil y sus diferencias, pero la única vigente es la que fue pasada por el Senado y aprobada por la gobernadora

La versión nueva del Código Civil tuvo varias inspiraciones de otros documentos legales de otros países. No obstante, por su contexto histórico tan importante, nos enfocaremos en comparar los cambios de los siguientes artículos con la versión del Código Civil de España.

El Matrimonio

El artículo 376 del Código Civil de Puerto Rico define el matrimonio como: 

“El matrimonio es una institución civil que procede de un contrato civil en virtud del cual dos personas naturales se obligan mutuamente a ser cónyuges, y a cumplir la una para con la otra los deberes que la ley les impone. Será válido solamente cuando se celebra y solemniza con arreglo a las prescripciones de aquella y solo puede anularse o disolverse antes de la muerte de cualquiera de los cónyuges, por los fundamentos expresamente previstos en este Código. 

Las personas naturales tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica.” 

Mientras que el Artículo 44 del Código Civil Español dice:

El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio conforme a las disposiciones de este Código. El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo.”

Lo preocupante del Artículo 376 es que en ninguno momento se especifica las parejas del mismo sexo. El matrimonio para Puerto Rico es una unión civil entre dos personas naturales. El Artículo 67 habla de los tipos de personas y las define como “las personas son naturales o jurídicas. Todo ser humano es persona natural.” El concepto de ‘persona natural’ es uno frecuentemente utilizado en la ley, pero no en la cotidianidad. Por ende, el uso de ‘persona natural’ es uno confuso para alguien que no ha estudiado leyes. Conectado al hecho de que la comunidad LGBT no se menciona ni una vez en las 435 páginas del Código Civil, le deja un agrio sabor a la boca del lector. Esto se puede malentender fácilmente dependiendo de la intención. Con un gobierno corrupto y la inexistencia de la separación de Iglesia y Estado, esto es más que preocupante. 

El Boletín Administrativo OE-2015-021 que estableció el matrimonio igualitario en Puerto Rico después de la decisión Obergefell v. Hogdes del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, dice que:  “Se ordena a las intrumentalidades, agencias, departamentos y corporaciones públicas de la Rama Ejecutiva que tomen inmediatamente todas las medidas necesarias para garantizar que los matrimonios entre parejas del mismo sexo reciban un trato igualatorio ante la ley y no sean discriminados por su orientación sexual.”  Se entiende que este documento sigue vigente, y como es una decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, va por encima del Código Civil. Entonces, si querían adaptar el Código Civil para ser más modernos, ¿por qué no definir el matrimonio así mismo? ¿Por qué no mencionar las parejas del mismo sexo y ser específicos en la intolerancia del discrimen por orientación sexual? 

A pesar de que se menciona que toda persona natural tiene derecho igualitario ante la ley, esto no es suficiente. La ley no funciona si hay ambigüedad. El Código Civil está repleto de ambigüedades, especialmente cuando se trata de la comunidad LGBT. El hecho es simple: No nos mencionan ni una vez. Usan todas las palabras para tratar de no mencionarnos. El silencio se siente, y este documento grita con su silencio. 

Cambio de Nombre y Género

El cambio más controversial y confuso sobre el Código Civil es el proceso de cambiar el nombre y el género en documentos oficiales. En la exposición de motivos sobre el artículo 694 dice: 

“Asimismo, en este Libro se dispone el proceso para las modificaciones del nombre y de sexo en el acta de nacimiento original. Nada de lo aquí instituido menoscaba el proceso establecido actualmente en los casos de una solicitud para que se refleje un cambio de género en la certificación de nacimiento. Según el estado de derecho actual, estas solicitudes se acompañarán con el pasaporte, la licencia de conducir o una certificación emitida por un profesional de la salud que tenga relación médico-paciente con el solicitante que acredite el género. En estos casos el Registro deberá expedir la certificación, salvaguardando los derechos a la privacidad.”

Antes de leer el artículo como tal, aquí podemos ver tres asuntos importantes: el documento hace una diferencia específica entre el acta de nacimiento original y la certificación de nacimiento, detallando que estos dos documentos tiene procesos separados; que no hay cambio en el proceso de cambiar el género en la certificación de nacimiento; y que el Registro otorgará la certificación, teniendo en mente el derecho a la privacidad. 

El proceso para obtener un cambio de género en la certificación de nacimiento, según la Carta Circular Núm. 3-18 del Registro Demográfico de Puerto Rico es: “Debes completar una solicitud del departamento, tener una de las siguientes: licencia de conducir o pasaporte con el género ‘deseado’ o certificación de un médico que tengas una relación médico-paciente en la que identifique la disforia de género y pagar $20 para cancelar sellos de rentas internas.”

El Artículo 694 de “Modificación del nombre y de sexo en el acta de nacimiento” completo dice:

“La modificación del nombre constituye una enmienda voluntaria admisible que sólo puede efectuarse en los casos y con las formalidades que la ley especial establece.

En el acta de nacimiento original no pueden autorizarse enmiendas sobre el sexo de nacimiento de una persona. El tribunal puede, mediante sentencia, autorizar al registrador a realizar una anotación al margen de la inscripción original del sexo de la persona cuando proceda una enmienda debido al cambio o modificación posterior del sexo de nacimiento.

En estos casos, sin embargo, no se autorizará la sustitución del hecho histórico, vital, del sexo de nacimiento. Solo en los casos en que peritos médicos determinen la ambigüedad del hecho del sexo de origen al momento del nacimiento y ese hecho conste inscrito en las actas del Registro Demográfico, podrá la autoridad judicial ordenar la sustitución del sexo de nacimiento en su origen en las actas del Registro Demográfico.

Nada de lo aquí instituido menoscaba el proceso establecido en los casos de una solicitud para que se refleje un cambio de género en la certificación de nacimiento. Estas solicitudes se acompañarán con el pasaporte, la licencia de conducir o una certificación emitida por un profesional de la salud que tenga relación médico-paciente con el solicitante que acredite el género. En estos casos el Registro deberá expedir la certificación, salvaguardando los derechos a la privacidad.”

Varios elementos hacen este artículo uno de los más difíciles de entender en todo el Código Civil. Como se estableció anteriormente, el acta de nacimiento y la certificación de nacimiento son dos documentos separados y este artículo se llama específicamente “modificación del nombre y de sexo en el acta de nacimiento,” así que, ¿por qué mencionar la certificación? ¿No sería más fácil añadir otro artículo, aclarando los pasos de seguir para cambiar la certificación de nacimiento?

Es confuso porque el Acta de Nacimiento se refiere al libro en el que se registran los eventos vitales de Puerto Rico, en este caso, los nacimientos,” me dijo la licenciada Omayra Toledo, secretaria y tesorera de True Self Foundation, Inc. “El Certificado de nacimiento es, sin embargo, el papel oficial que se nos entrega a solicitud de una parte interesada y luego del pago de aranceles donde aparece información sobre nacimiento.

Además, el documento indica que no se puede hacer un cambio completo del sexo de la persona en el acta al menos que “médicos determinen la ambigüedad del hecho del sexo de origen al momento del nacimiento.” ¿Qué significa esto? ¿Se refiere a las personas intersex? ¿Por qué no mencionarlxs específicamente? ¿Cual es la necesidad de la ambigüedad? El término intersex es uno conocido y utilizado en leyes de otros países, incluyendo las que discutire próximamente.

La ley 3/2007 de España sobre la “rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas” señala que la rectificación registral require que “le ha sido diagnosticada disforia de genero” y que “ha sido tratada médicamente durante al menos dos años para acomodar sus características físicas a las correspondientes al sexo reclamado” con un informe medico. Pero esos tratamientos “no serán un requisito necesario para la concesión de la rectificación registral cuando concurran razones de salud o edad que imposibiliten su seguimiento y se aporte certificación médica de tal circunstancia.” No hay diferencia entre original o copia ni anotación alguna.

Estados Unidos tiene diferentes leyes y procesos de cambio de género y nombre en documentos oficiales dependiendo del estado, pero un ejemplo parecido al de Puerto Rico es New Jersey. Las enmiendas de la sección 1 de P.L.1984, c.191 (C.26:8-40.12) de la ley “Babs Siperstein” del 2018 dice que el nuevo certificado de nacimiento tendrá el mismo significado del certificado original y este no será marcado como enmendado. Además, el departamento de Registro estatal colocaré el certificado de nacimiento original y todos los documentos relacionado al cambio bajo sello, la cual no será abierto al menos por orden jurídica o por la misma persona.

Existen artículos y leyes de estos países, a los cuales Puerto Rico quiere obsesivamente asemejarse por su pasado (y presente) colonial, que protegen a la comunidad Trans. Mencionan directamente la disforia de género, específica a la comunidad Trans e Intersex, y añaden la opción de un tercer género no-binario

Photo by cottonbro from Pexels

Para la comunidad trans representa mucho temor porque la redacción de la cláusula es muy confusa.  Parecería indicar que no se puede hacer el cambio de marcador (pero dice acta) y luego parece decir lo contrario a la vez se refiere a certificación, no al certificado.” Toledo indica, “Es como si a último minuto, se hubiera tratado de corregir lo que por virtud de jurisprudencia federal (Arroyo v. Rosselló) ya se había resuelto.  La discusión sería: ¿la primera oración que se refiere a Acta se relaciona con la última que se refiere a certificación?” 

El Código Civil tenía como propósito reflejar una sociedad moderna puertorriqueña, pero la realidad que refleja es que la comunidad LGBT+ no pertenece en esa visión. No es normal que yo esté casi un mes tratando de entender un documento legal que me afecta directamente. No es normal pedir ayuda para descifrar un artículo de una ley. No debería necesitar un grado universitario en leyes para comprender una ley. Así es como la desinformación y el miedo se riega por las redes sociales, los canales de noticias y los periódicos. 

Lxs proponentes del Código dicen que son cosas diferentes pero la realidad es que es confuso por la pobre redacción del artículo, especialmente cuando vemos que otros artículos no protegen a la comunidad LGBTTIQ+ cuando debieron haberlo hecho.  Habrá que esperar a que publiquen memoriales explicativos de cada artículo, si lo hacen y si existen, a ver a qué se referían,“ Toledo explica. 

En fin, es importante mantenernos informadxs. Es obvio que el gobierno de Puerto Rico pretende hacernos la vida difícil. Es tiempo de que nos vean, que seamos reconocidxs como ciudadanxs, que digan nuestros nombres. Yo no me conformo con la mediocridad y el mínimo que nos otorga el Código Civil. Nos merecemos más que eso, nosotrxs lo sabemos, y ya es hora que el gobierno de Puerto Rico lo sepa también. 

Si necesitas más información sobre cómo lograr la equidad para la comunidad Trans, pueden ir al website de True Self Foundation, ir a su página de facebook, instagram y twitter.

Categories
Essay Racismo

How do we learn to unlearn? Reclaiming “Bad Hair”

The first time that my mother took me to a friend’s beauty salon, I was merely there to get rollers on my hair and get it ironed, but eventually my friend’s mother persuaded her into getting me a treatment to permanently straighten my curls. “Just the root” she told my mother as she pointed at my kinky hair. That moment marked a long process in which I started to reject my hair entirely. Throughout the years, that “just a little on the root” became long hours at hair salons in order to fit in a society where curly hair was considered “bad hair”. I did about everything on my hair, from uncurling treatments to keratin, until finally my hair gave in and succumbed to these treatments.

I was done trying.

I got tired of maintaining my mistreated hair that no longer possessed curls just because it was considered “bad” or “unprofessional”. I took a dive into the unknown and I got a big chop. Essentially, a big chop is an almost immediate transition from a neglected hair state into having back your curls.

As a black woman with 3C type hair, this moment changed my life. Approximately two years passed, and my curly hair was healthier than ever and to this day (almost a decade after my big chop) there is nothing that I’ll allow that will damage my curls.

Puerto Rican culture has developed endless microaggressions towards folk who have curly hair. We have heard and received comments about our hair, or better yet, another subtle way of racism that on many occasions comes from someone who says that is not racist. These steeped expressions may vary from “is that your natural hair?” and proceed to touch it, to even saying that it’s unprofessional.

Because of the experiences that I’ve had towards my hair, I took the time to question how hair plays a role in racism and how these things relate to each other.  The problem of this relationship is that our society has tried to maintain certain beauty standards by creating a collective perspective that is presented in the media, including social media. This social norm is internalized and makes us believe that we need to have our hair uncurled or in a particular way in order to fit in.

The objective is to imitate European beauty standards by mistreating and changing the essence of the hair, resulting in a total rejection of textured hair to conform with Eurocentric beauty standards. In the same way, having a specific curl pattern can also lead to stereotypes and different types of discrimination that don’t always include afros. The effects of these impositions may lead to a poor representation of black and curly hair folks in the media, discrimination in the work field and a low self-esteem. 

The invisibility of curly hair in the media happens very often. My experiences around people touching my hair are directly caused by this lack of representation. From complimenting your hair or to even saying a subtle insult, people feel like they have the right to invade your space and even exoticize you. It is extremely relevant to have in mind that all these approaches can be dehumanizing to other people.

In this way, I have also dealt with these discriminatory experiences in the workplace just because of my curly hair. Situations where on several occasions your bosses, supervisors or future employers ask you to change your hair. Most of the time this has to do with the company’s image. However, that doesn’t take away that it’s still discriminatory. Also, existing in a society that aspires to European standards can lead to a low self-esteem towards people that don’t fully satisfy these standards. 

I admit that accepting my hair without any treatments and chemicals has been very challenging because I’ve had to unlearn a lot of social perspectives that I saw while growing up. I had to learn how to love my hair just the way it is and investigate on how to revive my curls. So, how do we learn to unlearn? How do we completely accept our natural hair? There is no simple answer for these questions. Everyone must do it in the way that they see fit, but where we can start is understanding and recognizing the extensions that racism has on our lives and the lives of others.

It’s a personal job that revolves around asking many questions to begin searching for the possible solutions. We should then start out by informing ourselves about the diverse beauty standards that exist because it’s hard to feel good about yourself when we long for beauty standards that are not really shown in the media.

For this reason, it’s important that these conversations take place on a daily basis, so that little by little we can dismantle this social perception that encompasses curly hair. As many people receive repercussions for just having curls, the act of just embracing their textured hair is a political and revolutionary stance against a Eurocentric society.  

Below is a list of beauty salons and Instagram pages dedicated to the empowerment of curly hair in Puerto Rico:

Categories
Essay Racismo

¿Cómo aprender a desaprender? Reclamando el “Pelo Malo”

Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que mi madre me llevó a un salón de belleza domiciliario en la casa de una amiga. Ella tenía el pelo afro y la intención era hacerme rolos y después pasarme la plancha, pero eventualmente persuadió a mi madre a que me diera alisado. “Solo un poco en la raíz” le decía a mi madre, mientras apuntaba a mi pelo encaracola’o. Desde ese momento comenzó un proceso largo, exhaustivo y de rechazo hacía mi cabello. Al pasar los años ese “un poco de alisado en la raíz” se convirtió en largas horas invertidas en salones de belleza para encajar en una sociedad donde el pelo rizo o afro era “pelo malo.”

Me hice de todo, desde texturizadores, keratinas, alisados, “you name it”; hasta que finalmente mi pelo rizo cedió y no dio para más. Yo no di para más. Me cansé de intentar mantener mi cabello maltratado lacio solo porque se considerará “malo” o “poco profesional”. Me lancé hacía lo desconocido. Me hice algo conocido como el “big chop”. Básicamente, es una transición casi inmediata de pasar de un cabello maltratado a tener de vuelta tus rizos o tu afro. Como mujer negra que tiene un cabello rizo tipo 3C, ese momento me cambió la vida. Pasaron alrededor de dos años y mi pelo rizo estaba más saludable que nunca y hasta hoy día (ya para casi una década de hacerme el “big chop”) no hay nada que yo permita que dome mi melena. 

La cultura puertorriqueña ha desarrollado un sin número de microagresiones en contra de personas que llevan su pelo rizo. Hemos escuchado y quizás recibido comentarios acerca de nuestro cabello o, mejor dicho, una forma más sutil de racismo que en muchas ocasiones viene de alguien quien dice ser que no es racista. Estas expresiones impregnadas pueden variar desde “¿ese pelo es tuyo?” y proceder a tocar el pelo, hasta decir que es poco profesional. Por las experiencias que he tenido alrededor de estas expresiones, me di la tarea de cuestionarme cómo el pelo juega un rol en el racismo, ya que evidentemente se relacionan.

El problema y la clave de la relación que tiene el cabello crespo con el racismo es la siguiente, nuestra sociedad ha intentado mantener unos estándares de belleza a partir de la creación de un imaginario colectivo que se presenta en los medios de comunicación, incluyendo las redes sociales. Esta normatividad social queda internalizada y nos hace creer que necesitamos tener nuestro cabello lacio o de un modo en particular y si no, no encajamos.

La misma es a base de imitar lo europeo, dañando así y cambiando la esencia del cabello, resultando en un rechazo total del mismo para obedecer un canon de belleza eurocéntrico. Asimismo, sucede dentro de la amplia gama de pelos rizos, donde hay unos estereotipos de diferentes tipos de rizos que dejan a un lado los afros.  Los efectos de estas imposiciones pueden resultar en la poca representación negra y de personas con pelo rizo en los medios, discriminación laboral y una baja autoestima. 

La invisibilidad del cabello crespo en los medios pasa muy a menudo, tanto así que en muchas ocasiones personas ajenas han persistido en querer tocar mi cabello. De pasar a un halago o a veces un insulto indirecto, ya quieren invadir tu espacio y hasta exotizarte. Es pertinente tener presente todos estos tipos de acercamientos que pueden resultar en ser deshumanizantes para la otra persona. 

Asimismo, he pasado por experiencias discriminatorias en el ámbito laboral por el simple hecho de llevar mi pelo rizo. Yo, al igual que muchxs, hemos pasado por dichas situaciones donde se nos pide en ocasiones que llevemos el pelo de otra forma. Esto tiene que ver mucho con la imagen que proyecta esa compañía, organización u empresa. No obstante, no cabe la menor duda  de que es discriminatorio. Además, existir en una sociedad que aspira a estándares europeos puede llevar a personas que no cumplan con los mismos a tener una baja autoestima. 

Admito que al aceptar mi cabello sin tratamientos y químicos tuve que desaprender muchas perspectivas sociales que había aprendido desde pequeña. Tuve que amar mi cabello tal y cómo era e indagar aún más en como recuperar mis rizos y cuidar de ellos. Entonces, ¿cómo aprender a desaprender?, ¿cómo aceptar tu pelo tal cual? No hay una respuesta única para esto. Todxs lo tenemos que hacer de la forma que más nos sea más conveniente.

Por donde sí podemos empezar es conociendo y reconociendo las extensiones que tiene el racismo en nuestras vidas y en las vidas de otrxs individuxs. Es un trabajo personal que comprende muchas preguntas y la búsqueda de posibles soluciones a ellas.

Debemos comenzar por informarnos acerca de los diversos estándares de belleza que hay. Es difícil sentirse bien con unx mismx cuando anhelamos unos estándares de belleza que muy pocas veces son mostrados. Por tal razón, es pertinente que estas conversaciones se den en la cotidianidad para así poco a poco ir desmantelando la percepción social que se tiene acerca del cabello, ya que, para muchas personas, el llevarlo al natural implica una serie de repercusiones y el acto de hacerlo es una declaración política y revolucionaria ante una sociedad eurocentrista.

He aquí una lista de salones de bellezas y páginas de Instagram para el
empoderamiento del cabello rizo:

Categories
Racismo

Pacífico y Poderoso: Mi experiencia en protestas de “Black Lives Matter”

Las vidas negras importan. Eso es todo. Esa es la introducción. Debería tomarse por sentado, pero si algo nos han demostrado los sucesos de las últimas semanas, es que todavía hay personas que no entienden la historia y el significado detrás de esta frase.

Hay muchas concepciones erróneas en cuanto a las protestas que acompañan el movimiento, mayormente debido a las narrativas falsas que presentan los noticieros nacionales. Algunas de estas narrativas indican que lxs manifestantes son lxs que incitan la violencia contra la policía, y lo único que hacen es crear disturbios violentos. ¿Cuál es la mejor manera de deslegitimar estas narrativas? Ir a una protesta y verla con tus propios ojos.

En el transcurso de unos cuantos días, tuve la oportunidad de asistir a tres manifestaciones a escala local y a una protesta masiva de toda una ciudad. Primero, permítanme señalar que todas las manifestaciones a las cuales asistí fueron increíblemente pacíficas, contrario a lo que los medios están proyectando. Eso dicho, también debo añadir que solamente participé de estas protestas en un horario diurno. Aunque sí asistí a una manifestación en la ciudad de Nueva York, no rompí el toque de queda o presencié cómo se torna una manifestación luego de las 8 de la noche.

La primera protesta a la cual asistí fue en mi ciudad natal de Ramsey, New Jersey. Cabe mencionar que la población de Ramsey es aproximadamente 85% blanca y 15% étnica, mientras que la población negra solo compone un 0.5% del total de los habitantes, según informa el Census Reporter. Con eso en mente, la manifestación consistía mayormente de residentes blancos de Ramsey, con una que otra persona visiblemente étnica. Aunque fue emocionante ver tanta gente joven mostrando solidaridad en una ciudad tan pequeña (lo cual es lo que se supone que suceda en los pueblos más pequeños de todos modos), sí tuve mis reservas sobre la manera en que se llevó a cabo la protesta.

En la primera publicidad de la protesta que circuló en las redes sociales, lxs organizadorxs solicitaron a lxs manifestantes que se abstuvieran de llevar algún tipo de pancarta o propaganda anti-policía. Tomando en consideración que el movimiento “Black Lives Matter” surgió como resultado de brutalidad policial contra personas negras, esto me pareció una petición insensible e injusta.

Otro problema que tuve con la manifestación fue la falta de portavoces negrxs, lxs cuales pudieron haber sido sumamente reveladores para un pueblo que prospera a causa del privilegio blanco. En un pueblo que tiene poca exposición a la diversidad, es importante que lxs jóvenes adultos se aventuren a ir a protestas en distintas áreas, aunque sea solo en pueblos cercanos. Salirse de sus burbujas de privilegio y exponerse a protestas llenas de manifestantes de todos los trasfondos es una experiencia crucial, especialmente para gente joven que apenas comienza a aprender a ser aliadxs eficaces.

Esto me lleva a discutir mi próximo punto: mi experiencia en Hackensack, NJ. Cuando digo que la energía en esta protesta estuvo inmaculada, me refiero a que cada una de las personas allí presentes estaba consignando con todas sus fuerzas y marchando con cada onza de amor que tienen por el movimiento. Debieron haber sido alrededor de miles de manifestantes, todos de diversos trasfondos raciales. La muchedumbre consistía en su mayoría de jóvenes, lo cual me dio esperanza de que nuestra generación no está perdida a los prejuicios de antaño de aquellxs que nos preceden.

La manifestación comenzó en el Centro Judicial del Condado de Bergen donde lxs manifestantes se reunieron para consignar, arrodillarse y verbalizar sus experiencias como personas negras en Estados Unidos. Muchos de estos manifestantes gritaban a la multitud: “Estamos hartos de ser asesinados a manos de la policía” y que el cambio tenía que llegar ahora. Luego continuamos con nuestras consignas y comenzamos a marchar al ritmo de “No justicia, no paz” mientras los automóviles se detenían en medio de la carretera para permitirnos el paso. Algunos conductores incluso se bajaron de sus vehículos para consignar junto a nosotros o tocar sus bocinas en apoyo.

Hicimos una parada en el Departamento de la Policía de Hackensack donde estuvimos lo más cerca posible de la línea de oficiales, los miramos directo a los ojos y gritamos “no justicia, no paz, no más policía racista”. Yo y mis compañeros estábamos enojados (y con buena razón) mientras mostrábamos las pancartas que leían “Dejen de matarnos” o pidiendo recortes al presupuesto de la policía en sus propias caras. Seguimos con nuestra marcha hasta la cárcel del condado de Bergen donde coreamos: “Las vidas negras importan” mientras los presidiarios se acercaban a las ventanas y aparentaban aplaudir y aclamar. Policías permanecían distanciados pero listos para reaccionar si la situación se tornaba violenta, lo cual no sucedió.

Por último, pero no menos importante, mi experiencia manifestándome en Washington Square Park fue quizás la más pacífica de todas. Desde artistas a activistas negrxs, cada manifestante que se pronunciaba frente a la multitud tenía algo valioso y perspicaz que compartir. La muchedumbre aplaudió y coreó junto a cada manifestante que se expresaba, y frecuentemente se unía a otros grupos que justo terminaban de marchar.

En ningún momento me sentí en peligro en esta protesta, Sí, hubo grupos de policías estacionados por toda la ciudad monitoreando las manifestaciones, pero estaban vestidos con sus uniformes regulares y se veían tranquilos todo el tiempo. Nuevamente, no conozco cómo las circunstancias difieren una vez anochece y llega el toque de queda, pero mi experiencia me lleva a creer que la mayoría de las protestas en la Ciudad de Nueva York son bastante pacíficas. Eso sí, me molestó que ningún oficial utilizara una mascarilla mientras que cada uno de lxs manifestantes llevaba una puesta para ayudar a prevenir la propagación del Covid-19.

No obstante, la narrativa de que todxs lxs manifestantes del movimiento “Black Lives Matter” son ladrones e irruptores necesita terminar ya. Esa falacia hace que la gente se sienta demasiado nerviosa para protestar, e incentiva quienes están en contra del movimiento a intentar destruirlo. Por ejemplo, ¿por qué la manifestación de Newark, donde manifestantes espontáneamente comenzaron a bailar en forma de protesta, no se volvió viral? Eso tuvo que haber sido una de las protestas más pacíficas en toda el área tri-estatal y casi no tuvo cobertura de parte de los medios.

Al final del día, la mejor manera de saber qué sucede en una manifestación de “Black Lives Matter” es yendo a una tú mismo. No permitas que los medios te atemoricen de ir y tener una experiencia reveladora con personas con ideas similares que exigen un cambio social.

Necesitábamos este movimiento desde hace mucho tiempo, y la brutalidad policial solo desencadenó un problema más grande que se llevaba cociendo en Estados Unidos de América desde sus comienzos. Convierte ese coraje en acción y lucha por un mejor futuro, donde la injusticia racial se convertirá en algo que se quede en los libros de historia de una vez por todas. 

Traducido por Gabriela V. Hernández Fuentes