Categories
LGBT News Puerto Rico

Puerto Rico’s Civil Code and its impact to the LGBT Community

Puerto Rico’s Civil Code was established in 1930; 32 years since the Hispano-American War ended with the signing of the Treaty of Paris; 32 years since the island changed from being controlled by Spain to being dominated by the United States. This document was influenced by Spain’s Civil Code of 1889 (which was influenced by the Napolitan Code), the Louisiana Civil Code and the United State’s Common Law. Before the Civil Code of 1930, Puerto Rico had various other legal documents applied, which were a confusing mix of the new legal regime from the United States and the old Spanish Civil Rights. You could say that this still remains true, with these two colonial cultures poisoning us to constantly question our identity as Puerto Ricans. 

The Civil Code is defined in its words as: “more than a regulation or a series of norms, it’s a reflection of the characteristics of what constitutes us as a society and of the values that as a collective are estimated and accepted as fundamental in the course of our lives as a community.” 

In any case, the Civil Code of 1930 has had many amendments to reflect our modern society. They’ve added numerous books and articles, but these amendments were done slowly throughout the years, followed by public hearings and detailed verification. The biggest problem with the 2020’s rewriting of the Civil Code is that (even though they’ve been talked about since 1997) it was done without these public hearings due to the COVID-19 pandemic. It is noticeable that this document was rushed, with grammatical errors, words without accents, articles that contradict each other or temporal mistakes (“The social and judicial reality of Puerto Rico, as well as familial, personal, social and economic relationships in 1930, are very different from the year 2019 that we live in.”

Even though these mistakes can be fixed later on when the new Civil Code is passed, that’s not the point. The point is informing the public before the most important document in Puerto Rico is confirmed as law. The point is treating this important document with care, given that it affects every single citizen. The people do not trust its government. And while these legal and political processes are being done behind closed doors, the people will never trust their government. 

The Civil Code is an extensive document, with 435 pages, and it is not easy to understand. Because of this, my investigation will be divided in three articles: its impact to the LGBT community, its impact on women, and the ambiguity of its words. 

Before and during the process of changing the Civil Code, there was talk about updating it to include the LGBT community. But with a homophobic government in control, many members of the community were nervous about what this could mean. The representative María Milagros “Tata” Charbonier and the President of the Senate Thomas Rivera Schatz, two figures that are openly homophobic/Anti-LGBT, were very vocal in their support for the new Civil Code. Social media went wild with rumors, listing all the rights the Code would eliminate for the LGBT community. The fear, the lack of clarity about the document and the homophobic people supporting it are all elements that added to the disinformation that exists now. 

A lot of confusion exists about the versions of the Civil Code and its differences, but the only valid one is the one passed by the Senate and approved by the governor

Marriage

Article 376 of the Puerto Rican Civil Code defines marriage as:

“Marriage is a civil institution that comes from a civil contract under which two natural persons mutually commit to be a married couple, and to fulfill each other the duties that the law dictates. It will only be valid when it is celebrated and commemorated according to its requirements and can only be cancelled or dissolved before the death of either one of the married couple, according to the expressly provided fundamentals that were seen in this Code. 

Natural persons have the right to marry with full legal equality.”

While Spain’s Civil Code defines marriage in its Article 44 as:

“The man and woman have the right to marry according to the provisions of this Code. Marriage will have the same requirement and effects when both persons are the same or differing sex.”

What’s worrying about Article 376 is that it doesn’t specify same-sex couples anywhere. Marriage for Puerto Rico is a civil union between two natural persons. Article 67 talks about the different types of persons and defines them as “naturals or judicials. Every human being is a natural person.” The concept of “natural person” is one frequently used in law, but not in our every-day lives. Because of that, the use of ‘natural person’ is a confusing one for someone who hasn’t studied the law. Plus the fact that the LGBT community is not mentioned once in the 435 pages of the Civil Code, leaves the reader with a bitter taste. Given all this, the term ‘natural person’ can lead to easy misunderstandings depending on the intention and interpretation. With a corrupt government and the absence of Church-State separation, this is more than cause for concern. 

The Administrative Boletin OE-2015-021 that established marriage equality in Puerto Rico after the Obergefell v. Hogdes decision of the United States Supreme Court, says that: “Instrumentalities, agencies, departments and public corporations of the Executive Branch are instructed to take all necessary measures immediately to guarantee that marriage between people with the same sex receive equal treatment before the law and not be discriminated against by their sexual orientation.” It is understood that this document is still valid and because it’s a decision by the United States Supreme Court, it goes above the Civil Code. But if the government wanted to adapt the Civil Code to be more modern, why not define marriage this same way? Why not mention same-sex couples and be specific in their intolerance for discrimantion by sexual orientation? 

Even though it is mentioned that all natural persons have equal treatment before the law, this is not enough. The law does not work if there is ambiguity. The Civil Code is full of ambiguity, especially when it comes to the LGBT community. The fact is simple: They do not mention us once. They use all possible, vague words instead of mentioning us and our community specifically. Silence can be felt, and this document screams with its silence.  

Change of Name and Gender

The most controversial and confusing change to the Civil Code is the process to change a person’s name and gender in official documents. The Article 694’s explanatory statement, says:

“In addition, this Book provides the process for modification of name and sex in the original birth certificate. Nothing described here undermines the already established process in the cases for a request to reflect a change in gender in the birth certificate. According to the actual state of law, these requests will be accompanied by a passport, driving licence or a certificate by a medical professional with a doctor-patient relationship with the gender-accrediting applicant. In this case the Registry must issue the certification, safeguarding the rights to privacy.”

Before reading the article itself, here we can see three things: the document makes a difference between the original birth certificate and the birth certificate, specifying that these two documents have separate processes; that there is no change in process to changing gender in the birth certificate; and that the Registry will issue the certification, keeping in mind the right to privacy.  

To apply for a change of gender in the birth certificate, according to the Demographic Registry of Puerto Rico’s Circular Letter Num. 3-18, is: You have to complete the department’s application, have one of the following: driving licence or passport with the ‘desired’ gender or certification from a doctor that you have a doctor-patient relationship with that identifies gender dysphoria; and pay $20 to cancel internal revenue stamps. 

The full Article 694 of “Modification of name and sex in the original birth certificate” says that: 

“The modification of the name constitutes an admissible, volunteered amendment which only can be effective in the cases and with the formalities which the special law establishes. 

Amendments on the sex of a person in the moment of their birth cannot be authrorized in the original birth certificate. The court can, through sentencing, authorize the registrar to do an annotation in the margins of the original inscription of the person’s sex when an ammendment is ordered due to a previous change or modification of the sex in birth. 

In these cases, however, there will be no authorization of the substitution of the historic, vital fact of the sex in birth. Only in the cases where medical experts determine the ambiguity of the sex during the moment of birth and this fact is registered in the births certificate of the Demographic Registry will the judicial authority be able to order the substitution of the sex in the moment of birth in the original birth certificate of the Demographic Registry. 

Nothing instituted here diminishes the established process in the cases of a request to see a change of gender reflected in the birth certificate. These requests will be accompanied by the passport, driver’s license, or a certification issued by a health professional who has an established doctor-patient relationship with the gender-accrediting applicant. In these cases, the Registry must issue the certification, safeguarding the right to privacy.”

Various elements make this article one of the most difficult to understand in all of the Civil Code. As previously stated, the original birth certificate (the Spanish name being “Acta de Nacimiento”) and the birth certificate are two separate documents. This article is called specifically “modification of the name and sex in the original birth certificate,” so why even mention the birth certificate then? Wouldn’t it be easier to add a separate article explaining the steps to change the birth certificate? 

“It’s confusing because the Acta de Nacimiento refers to the book in which vital events are registered in Puerto Rico, in this case, births,” Omayra Toledo, secretary and treasurer of True Self Foundation, said. “The birth certificate is, however, the official document that you give when requested by an interested party and after fee payments where you find birth information.” 

In addition, the document indicates that there cannot be a complete change of sex in the original birth certificate unless “medical experts determine the ambiguity of the sex during the moment of birth.” What does this mean? It is referring to intersex people? If that’s the case, why not mention them specifically? What’s the point of so much ambiguity? The term intersex is well-known and utilized in other countries’ laws.

Spain’s law 3/2007 about the “registry correction of the relative mention of a person’s sex” indicates that the correction requites that “there is a diagnosis of gender dysphoria” and that “there is medical treatment of at least two years to treat their physical characteristics that correspond to the claimed sex” with a medical report. But these treatments “will not be a necessary requirement for a concession of the registry correction when there are health reasons or age that make it impossible, and there is medical certification of that circumstance.” There is no difference between the original birth certificate or the copy. There is no annotation either. 

The United States has different laws and processes for changing the gender and name in official documents that depend on the state, but an example that is similar to Puerto Rico’s is New Jersey. The 2018 amendments for the Babs Siperstein law’s section 1 of P.L 1984, c.191 (C.26:8-40.12) says that the new birth certificate will hold the same meaning as the old one, and it won’t be marked as amended. Also, the state Registry will hold the original birth certificate and all documents relating to the change under seal, which will not be opened unless under court order or by the owner. 

There’s several articles and laws from other countries — ones that Puerto Rico obsessively wants to resemble because of its colonial past (and present) — that protect the Trans community. They say the words ‘gender dysphoria.’ They directly mention the Trans and Intersex communities. They add the option of a third non-binary gender

Photo by cottonbro from Pexels

“For the trans community, this represents a lot of fear because the writing is very confusing. It looks like it’s indicating that there can be no change (but it says ‘acta’) and later, it seems like it’s saying the opposite. It refers to the certification, not the certificate,” Toledo says. “It’s like at the last minute, there was an effort to correct what was already solved through virtue of federal jurisprudence (Arroyo v. Rosselló). The discussion would be: Is the first sentence that refers to the “acta” related to the last, which refers to a certification?” 

The purpose of the Civil Code was to reflect the modern-day Puerto Rican society, but the reality is that the LGBT+ community is not part of that vision. It’s not normal to spend a month trying to understand a legal document which impacts me directly. It’s not normal to ask for help in order to decipher a law article. I shouldn’t need a law degree in order to understand a single law. That’s how misinformation and fear spreads on social media. 

“The Code’s defenders say that these are separate issues, but the reality is that it’s confusing because of the article’s bad writing. Especially, when we see that the other articles in the Code don’t protect the LGBTTIQ+ community when they should. The only thing to do is wait for them to publish explanatory memorials for each article — if they’ll do that and if they exist — to see what they’re referring to,” Toledo explains.

For more information about how to get equality for the Trans community, you can visit the True Self Foundation’s website. You can also follow them on facebook, instagram and twitter.

Categories
Identidad LGBT Poesía

Era difícil ser yo en esa isla

Era difícil ser yo en esa isla

ojos extraños y conocidos

dejando huellas justo detrás de las mías.

Quería ser libre como ella, 

poder sentir su viento, su calor, su mar

en mi piel sin miedo. 

Pero el miedo me persigue.

Quería tocarla con mis uñas pintadas,

Quería besarla con mis labios rojos.

Dejarla enmarcada para que sepan que era mía,

Y que ella dejara su perfume en mi pelo,

Para que nadie se confundiera que yo era suya también. 

Pero el miedo me persigue.

No pude ser yo en esa isla,

Tuve que dejarla para encontrarme.

Pero cada vez vuelvo con un calor indescriptible,

porque siento que deje algo en ella 

que nunca encontraré en otra. 

Y aun así, el miedo me persigue.

Vuelvo y caigo, nunca recordando el dolor de la vez pasada.

Me encanta sentir el escalofrío de su mirada,  

ser su único enfoque.

Soy adicta al calor que ella me deja,

la libertad cuando nos tomamos de mano en la calle,

y el miedo cuando nos besamos, 

asustada que algo mal existe en nosotras,

tal y como mis padres me habían dicho.

Era difícil ser yo en aquella isla,

Tuve que dejarla para encontrarme.

Tuve que crecer y aprender a amarme.

No era fácil, y a veces no lo es, 

a veces esos ojos todavía me persiguen

pero la culpa no la tiene ella ni yo. 

Amar es miedo y valentía, 

es aceptarte tú primero sin el permiso de otros. 

No encuentro las palabras para describir 

lo que se siente amar a una mujer.

Excepto que al fin lo puedo hacer 

sin el miedo que tanto me perseguía,

Y cuando vuelva a mi isla, 

al fin seré yo.

Categories
LGBT News Puerto Rico

El Código Civil de Puerto Rico y su impacto a la comunidad LGBT

El Código Civil de Puerto Rico fue establecido en el 1930, 32 años desde que la Guerra Hispano-Estadounidense culminó. 32 años desde que la isla cambió de ser controlada por España a ser dominada por los Estados Unidos. Este documento fue influenciado por el Código Civil de España del 1889 (el cual a su vez fue influenciado por el Código Napoletano), el Código Civil de Luisiana y el Common Law de Estados Unidos.

Antes del Código Civil del 1930, Puerto Rico tenía otros documentos legales aplicados los cuales eran una mezcla confusa del nuevo régimen legal estadounidense y el Derecho Civil español, al cual estaba acostumbrado. Se puede decir que esto sigue siendo el caso ya que la mezcla de culturas coloniales nos envenenan para siempre cuestionar nuestra identidad como puertorriqueños. 

El Código Civil se define en el mismo documento como:

Más allá de ser una reglamentación o una serie de normas, es un reflejo de las características que nos constituyen como sociedad y de los valores que en común estimamos y aceptamos como fundamentales en el transcurso de nuestras vidas en comunidad.”  

En todo caso, el Código Civil del 1930 ha tenido varias enmiendas para reflejar la sociedad moderna en la que vivimos. Han añadido libros y artículos nuevos, pero estas enmiendas se han hecho poco a poco entre los años con varias vistas públicas y verificación detallada. El problema más grande de la reescritura del Código del 2020 es que—aunque se han estado discutiendo desde el 1997—el documento se realizó sin esas vistas públicas debido a la pandemia del COVID-19.

Se nota que el documento fue apurado, con errores gramaticales, palabras sin acentos, artículos que se contradicen o errores temporales (“La realidad social y jurídica de Puerto Rico, así como las relaciones familiares, personales, sociales y económicas en el año 1930, eran muy distintas a las que vivimos en el año 2019.”).

Aunque estos errores pueden ser corregidos luego de que el nuevo Código Civil pase, ese no es el punto. El punto es informar al pueblo antes que el documento más importante de Puerto Rico pase a ser ley. El punto es tratar este documento importante con cuidado, ya que le afectara a todo ciudadano. El pueblo no confía en su gobierno, y mientras sus procesos gubernamentales se sigan llevando a cabo escondidas, el pueblo nunca más confiará en ellos. 

El Código Civil es un documento extenso de 435 páginas, y para nada fácil de entender. Por esto, mi investigación será separada en tres artículos: el impacto a la comunidad LGBT, su impacto a la mujer, y la ambigüedad de sus palabras. 

Antes de y durante los procesos de cambiar el Código Civil, se habló mucho de actualizarlo para que incluyera a la comunidad LGBT. Pero con un gobierno homofóbico en control, muchos miembros de la comunidad estaban nerviosos de lo que esto podría significar. La representante María Milagros “Tata” Charbonier y el Presidente del Senado Thomas Rivera Schatz, dos figuras homofóbicas/Anti-LGBT, eran vocales en su apoyo al Código Civil. Las redes sociales explotaron con rumores, listando todos los derechos que serían eliminados a la comunidad LGBT. El miedo, la falta de claridad sobre el documento y las personas homofóbicas apoyándolo son elementos que aportaron a la desinformación que existe ahora. 

Existe mucha confusión sobre las diferentes versiones del Código Civil y sus diferencias, pero la única vigente es la que fue pasada por el Senado y aprobada por la gobernadora

La versión nueva del Código Civil tuvo varias inspiraciones de otros documentos legales de otros países. No obstante, por su contexto histórico tan importante, nos enfocaremos en comparar los cambios de los siguientes artículos con la versión del Código Civil de España.

El Matrimonio

El artículo 376 del Código Civil de Puerto Rico define el matrimonio como: 

“El matrimonio es una institución civil que procede de un contrato civil en virtud del cual dos personas naturales se obligan mutuamente a ser cónyuges, y a cumplir la una para con la otra los deberes que la ley les impone. Será válido solamente cuando se celebra y solemniza con arreglo a las prescripciones de aquella y solo puede anularse o disolverse antes de la muerte de cualquiera de los cónyuges, por los fundamentos expresamente previstos en este Código. 

Las personas naturales tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica.” 

Mientras que el Artículo 44 del Código Civil Español dice:

El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio conforme a las disposiciones de este Código. El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo.”

Lo preocupante del Artículo 376 es que en ninguno momento se especifica las parejas del mismo sexo. El matrimonio para Puerto Rico es una unión civil entre dos personas naturales. El Artículo 67 habla de los tipos de personas y las define como “las personas son naturales o jurídicas. Todo ser humano es persona natural.” El concepto de ‘persona natural’ es uno frecuentemente utilizado en la ley, pero no en la cotidianidad. Por ende, el uso de ‘persona natural’ es uno confuso para alguien que no ha estudiado leyes. Conectado al hecho de que la comunidad LGBT no se menciona ni una vez en las 435 páginas del Código Civil, le deja un agrio sabor a la boca del lector. Esto se puede malentender fácilmente dependiendo de la intención. Con un gobierno corrupto y la inexistencia de la separación de Iglesia y Estado, esto es más que preocupante. 

El Boletín Administrativo OE-2015-021 que estableció el matrimonio igualitario en Puerto Rico después de la decisión Obergefell v. Hogdes del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, dice que:  “Se ordena a las intrumentalidades, agencias, departamentos y corporaciones públicas de la Rama Ejecutiva que tomen inmediatamente todas las medidas necesarias para garantizar que los matrimonios entre parejas del mismo sexo reciban un trato igualatorio ante la ley y no sean discriminados por su orientación sexual.”  Se entiende que este documento sigue vigente, y como es una decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, va por encima del Código Civil. Entonces, si querían adaptar el Código Civil para ser más modernos, ¿por qué no definir el matrimonio así mismo? ¿Por qué no mencionar las parejas del mismo sexo y ser específicos en la intolerancia del discrimen por orientación sexual? 

A pesar de que se menciona que toda persona natural tiene derecho igualitario ante la ley, esto no es suficiente. La ley no funciona si hay ambigüedad. El Código Civil está repleto de ambigüedades, especialmente cuando se trata de la comunidad LGBT. El hecho es simple: No nos mencionan ni una vez. Usan todas las palabras para tratar de no mencionarnos. El silencio se siente, y este documento grita con su silencio. 

Cambio de Nombre y Género

El cambio más controversial y confuso sobre el Código Civil es el proceso de cambiar el nombre y el género en documentos oficiales. En la exposición de motivos sobre el artículo 694 dice: 

“Asimismo, en este Libro se dispone el proceso para las modificaciones del nombre y de sexo en el acta de nacimiento original. Nada de lo aquí instituido menoscaba el proceso establecido actualmente en los casos de una solicitud para que se refleje un cambio de género en la certificación de nacimiento. Según el estado de derecho actual, estas solicitudes se acompañarán con el pasaporte, la licencia de conducir o una certificación emitida por un profesional de la salud que tenga relación médico-paciente con el solicitante que acredite el género. En estos casos el Registro deberá expedir la certificación, salvaguardando los derechos a la privacidad.”

Antes de leer el artículo como tal, aquí podemos ver tres asuntos importantes: el documento hace una diferencia específica entre el acta de nacimiento original y la certificación de nacimiento, detallando que estos dos documentos tiene procesos separados; que no hay cambio en el proceso de cambiar el género en la certificación de nacimiento; y que el Registro otorgará la certificación, teniendo en mente el derecho a la privacidad. 

El proceso para obtener un cambio de género en la certificación de nacimiento, según la Carta Circular Núm. 3-18 del Registro Demográfico de Puerto Rico es: “Debes completar una solicitud del departamento, tener una de las siguientes: licencia de conducir o pasaporte con el género ‘deseado’ o certificación de un médico que tengas una relación médico-paciente en la que identifique la disforia de género y pagar $20 para cancelar sellos de rentas internas.”

El Artículo 694 de “Modificación del nombre y de sexo en el acta de nacimiento” completo dice:

“La modificación del nombre constituye una enmienda voluntaria admisible que sólo puede efectuarse en los casos y con las formalidades que la ley especial establece.

En el acta de nacimiento original no pueden autorizarse enmiendas sobre el sexo de nacimiento de una persona. El tribunal puede, mediante sentencia, autorizar al registrador a realizar una anotación al margen de la inscripción original del sexo de la persona cuando proceda una enmienda debido al cambio o modificación posterior del sexo de nacimiento.

En estos casos, sin embargo, no se autorizará la sustitución del hecho histórico, vital, del sexo de nacimiento. Solo en los casos en que peritos médicos determinen la ambigüedad del hecho del sexo de origen al momento del nacimiento y ese hecho conste inscrito en las actas del Registro Demográfico, podrá la autoridad judicial ordenar la sustitución del sexo de nacimiento en su origen en las actas del Registro Demográfico.

Nada de lo aquí instituido menoscaba el proceso establecido en los casos de una solicitud para que se refleje un cambio de género en la certificación de nacimiento. Estas solicitudes se acompañarán con el pasaporte, la licencia de conducir o una certificación emitida por un profesional de la salud que tenga relación médico-paciente con el solicitante que acredite el género. En estos casos el Registro deberá expedir la certificación, salvaguardando los derechos a la privacidad.”

Varios elementos hacen este artículo uno de los más difíciles de entender en todo el Código Civil. Como se estableció anteriormente, el acta de nacimiento y la certificación de nacimiento son dos documentos separados y este artículo se llama específicamente “modificación del nombre y de sexo en el acta de nacimiento,” así que, ¿por qué mencionar la certificación? ¿No sería más fácil añadir otro artículo, aclarando los pasos de seguir para cambiar la certificación de nacimiento?

Es confuso porque el Acta de Nacimiento se refiere al libro en el que se registran los eventos vitales de Puerto Rico, en este caso, los nacimientos,” me dijo la licenciada Omayra Toledo, secretaria y tesorera de True Self Foundation, Inc. “El Certificado de nacimiento es, sin embargo, el papel oficial que se nos entrega a solicitud de una parte interesada y luego del pago de aranceles donde aparece información sobre nacimiento.

Además, el documento indica que no se puede hacer un cambio completo del sexo de la persona en el acta al menos que “médicos determinen la ambigüedad del hecho del sexo de origen al momento del nacimiento.” ¿Qué significa esto? ¿Se refiere a las personas intersex? ¿Por qué no mencionarlxs específicamente? ¿Cual es la necesidad de la ambigüedad? El término intersex es uno conocido y utilizado en leyes de otros países, incluyendo las que discutire próximamente.

La ley 3/2007 de España sobre la “rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas” señala que la rectificación registral require que “le ha sido diagnosticada disforia de genero” y que “ha sido tratada médicamente durante al menos dos años para acomodar sus características físicas a las correspondientes al sexo reclamado” con un informe medico. Pero esos tratamientos “no serán un requisito necesario para la concesión de la rectificación registral cuando concurran razones de salud o edad que imposibiliten su seguimiento y se aporte certificación médica de tal circunstancia.” No hay diferencia entre original o copia ni anotación alguna.

Estados Unidos tiene diferentes leyes y procesos de cambio de género y nombre en documentos oficiales dependiendo del estado, pero un ejemplo parecido al de Puerto Rico es New Jersey. Las enmiendas de la sección 1 de P.L.1984, c.191 (C.26:8-40.12) de la ley “Babs Siperstein” del 2018 dice que el nuevo certificado de nacimiento tendrá el mismo significado del certificado original y este no será marcado como enmendado. Además, el departamento de Registro estatal colocaré el certificado de nacimiento original y todos los documentos relacionado al cambio bajo sello, la cual no será abierto al menos por orden jurídica o por la misma persona.

Existen artículos y leyes de estos países, a los cuales Puerto Rico quiere obsesivamente asemejarse por su pasado (y presente) colonial, que protegen a la comunidad Trans. Mencionan directamente la disforia de género, específica a la comunidad Trans e Intersex, y añaden la opción de un tercer género no-binario

Photo by cottonbro from Pexels

Para la comunidad trans representa mucho temor porque la redacción de la cláusula es muy confusa.  Parecería indicar que no se puede hacer el cambio de marcador (pero dice acta) y luego parece decir lo contrario a la vez se refiere a certificación, no al certificado.” Toledo indica, “Es como si a último minuto, se hubiera tratado de corregir lo que por virtud de jurisprudencia federal (Arroyo v. Rosselló) ya se había resuelto.  La discusión sería: ¿la primera oración que se refiere a Acta se relaciona con la última que se refiere a certificación?” 

El Código Civil tenía como propósito reflejar una sociedad moderna puertorriqueña, pero la realidad que refleja es que la comunidad LGBT+ no pertenece en esa visión. No es normal que yo esté casi un mes tratando de entender un documento legal que me afecta directamente. No es normal pedir ayuda para descifrar un artículo de una ley. No debería necesitar un grado universitario en leyes para comprender una ley. Así es como la desinformación y el miedo se riega por las redes sociales, los canales de noticias y los periódicos. 

Lxs proponentes del Código dicen que son cosas diferentes pero la realidad es que es confuso por la pobre redacción del artículo, especialmente cuando vemos que otros artículos no protegen a la comunidad LGBTTIQ+ cuando debieron haberlo hecho.  Habrá que esperar a que publiquen memoriales explicativos de cada artículo, si lo hacen y si existen, a ver a qué se referían,“ Toledo explica. 

En fin, es importante mantenernos informadxs. Es obvio que el gobierno de Puerto Rico pretende hacernos la vida difícil. Es tiempo de que nos vean, que seamos reconocidxs como ciudadanxs, que digan nuestros nombres. Yo no me conformo con la mediocridad y el mínimo que nos otorga el Código Civil. Nos merecemos más que eso, nosotrxs lo sabemos, y ya es hora que el gobierno de Puerto Rico lo sepa también. 

Si necesitas más información sobre cómo lograr la equidad para la comunidad Trans, pueden ir al website de True Self Foundation, ir a su página de facebook, instagram y twitter.