Categories
Racismo

Pacífico y Poderoso: Mi experiencia en protestas de “Black Lives Matter”

Las vidas negras importan. Eso es todo. Esa es la introducción. Debería tomarse por sentado, pero si algo nos han demostrado los sucesos de las últimas semanas, es que todavía hay personas que no entienden la historia y el significado detrás de esta frase.

Hay muchas concepciones erróneas en cuanto a las protestas que acompañan el movimiento, mayormente debido a las narrativas falsas que presentan los noticieros nacionales. Algunas de estas narrativas indican que lxs manifestantes son lxs que incitan la violencia contra la policía, y lo único que hacen es crear disturbios violentos. ¿Cuál es la mejor manera de deslegitimar estas narrativas? Ir a una protesta y verla con tus propios ojos.

En el transcurso de unos cuantos días, tuve la oportunidad de asistir a tres manifestaciones a escala local y a una protesta masiva de toda una ciudad. Primero, permítanme señalar que todas las manifestaciones a las cuales asistí fueron increíblemente pacíficas, contrario a lo que los medios están proyectando. Eso dicho, también debo añadir que solamente participé de estas protestas en un horario diurno. Aunque sí asistí a una manifestación en la ciudad de Nueva York, no rompí el toque de queda o presencié cómo se torna una manifestación luego de las 8 de la noche.

La primera protesta a la cual asistí fue en mi ciudad natal de Ramsey, New Jersey. Cabe mencionar que la población de Ramsey es aproximadamente 85% blanca y 15% étnica, mientras que la población negra solo compone un 0.5% del total de los habitantes, según informa el Census Reporter. Con eso en mente, la manifestación consistía mayormente de residentes blancos de Ramsey, con una que otra persona visiblemente étnica. Aunque fue emocionante ver tanta gente joven mostrando solidaridad en una ciudad tan pequeña (lo cual es lo que se supone que suceda en los pueblos más pequeños de todos modos), sí tuve mis reservas sobre la manera en que se llevó a cabo la protesta.

En la primera publicidad de la protesta que circuló en las redes sociales, lxs organizadorxs solicitaron a lxs manifestantes que se abstuvieran de llevar algún tipo de pancarta o propaganda anti-policía. Tomando en consideración que el movimiento “Black Lives Matter” surgió como resultado de brutalidad policial contra personas negras, esto me pareció una petición insensible e injusta.

Otro problema que tuve con la manifestación fue la falta de portavoces negrxs, lxs cuales pudieron haber sido sumamente reveladores para un pueblo que prospera a causa del privilegio blanco. En un pueblo que tiene poca exposición a la diversidad, es importante que lxs jóvenes adultos se aventuren a ir a protestas en distintas áreas, aunque sea solo en pueblos cercanos. Salirse de sus burbujas de privilegio y exponerse a protestas llenas de manifestantes de todos los trasfondos es una experiencia crucial, especialmente para gente joven que apenas comienza a aprender a ser aliadxs eficaces.

Esto me lleva a discutir mi próximo punto: mi experiencia en Hackensack, NJ. Cuando digo que la energía en esta protesta estuvo inmaculada, me refiero a que cada una de las personas allí presentes estaba consignando con todas sus fuerzas y marchando con cada onza de amor que tienen por el movimiento. Debieron haber sido alrededor de miles de manifestantes, todos de diversos trasfondos raciales. La muchedumbre consistía en su mayoría de jóvenes, lo cual me dio esperanza de que nuestra generación no está perdida a los prejuicios de antaño de aquellxs que nos preceden.

La manifestación comenzó en el Centro Judicial del Condado de Bergen donde lxs manifestantes se reunieron para consignar, arrodillarse y verbalizar sus experiencias como personas negras en Estados Unidos. Muchos de estos manifestantes gritaban a la multitud: “Estamos hartos de ser asesinados a manos de la policía” y que el cambio tenía que llegar ahora. Luego continuamos con nuestras consignas y comenzamos a marchar al ritmo de “No justicia, no paz” mientras los automóviles se detenían en medio de la carretera para permitirnos el paso. Algunos conductores incluso se bajaron de sus vehículos para consignar junto a nosotros o tocar sus bocinas en apoyo.

Hicimos una parada en el Departamento de la Policía de Hackensack donde estuvimos lo más cerca posible de la línea de oficiales, los miramos directo a los ojos y gritamos “no justicia, no paz, no más policía racista”. Yo y mis compañeros estábamos enojados (y con buena razón) mientras mostrábamos las pancartas que leían “Dejen de matarnos” o pidiendo recortes al presupuesto de la policía en sus propias caras. Seguimos con nuestra marcha hasta la cárcel del condado de Bergen donde coreamos: “Las vidas negras importan” mientras los presidiarios se acercaban a las ventanas y aparentaban aplaudir y aclamar. Policías permanecían distanciados pero listos para reaccionar si la situación se tornaba violenta, lo cual no sucedió.

Por último, pero no menos importante, mi experiencia manifestándome en Washington Square Park fue quizás la más pacífica de todas. Desde artistas a activistas negrxs, cada manifestante que se pronunciaba frente a la multitud tenía algo valioso y perspicaz que compartir. La muchedumbre aplaudió y coreó junto a cada manifestante que se expresaba, y frecuentemente se unía a otros grupos que justo terminaban de marchar.

En ningún momento me sentí en peligro en esta protesta, Sí, hubo grupos de policías estacionados por toda la ciudad monitoreando las manifestaciones, pero estaban vestidos con sus uniformes regulares y se veían tranquilos todo el tiempo. Nuevamente, no conozco cómo las circunstancias difieren una vez anochece y llega el toque de queda, pero mi experiencia me lleva a creer que la mayoría de las protestas en la Ciudad de Nueva York son bastante pacíficas. Eso sí, me molestó que ningún oficial utilizara una mascarilla mientras que cada uno de lxs manifestantes llevaba una puesta para ayudar a prevenir la propagación del Covid-19.

No obstante, la narrativa de que todxs lxs manifestantes del movimiento “Black Lives Matter” son ladrones e irruptores necesita terminar ya. Esa falacia hace que la gente se sienta demasiado nerviosa para protestar, e incentiva quienes están en contra del movimiento a intentar destruirlo. Por ejemplo, ¿por qué la manifestación de Newark, donde manifestantes espontáneamente comenzaron a bailar en forma de protesta, no se volvió viral? Eso tuvo que haber sido una de las protestas más pacíficas en toda el área tri-estatal y casi no tuvo cobertura de parte de los medios.

Al final del día, la mejor manera de saber qué sucede en una manifestación de “Black Lives Matter” es yendo a una tú mismo. No permitas que los medios te atemoricen de ir y tener una experiencia reveladora con personas con ideas similares que exigen un cambio social.

Necesitábamos este movimiento desde hace mucho tiempo, y la brutalidad policial solo desencadenó un problema más grande que se llevaba cociendo en Estados Unidos de América desde sus comienzos. Convierte ese coraje en acción y lucha por un mejor futuro, donde la injusticia racial se convertirá en algo que se quede en los libros de historia de una vez por todas. 

Traducido por Gabriela V. Hernández Fuentes

By nataliasenanayake

Currently a Rutgers University junior studying Journalism and Media Studies with a minor in Creative Writing. Lover of all things lifestyle, culture, and of course, fashion!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s